Pinturas

Descripción de la pintura de Rafael "La Virgen Sixtina"


La pintura representa a una mujer con un niño, pero esta no es solo una mujer, es una virgen con un niño bendecido en sus brazos. Su mirada gentil y al mismo tiempo triste parece saber qué futuro desagradecido le espera a su hijo. El niño, por el contrario, está lleno de vida, fuerza y ​​energía, lo que se ve muy claramente en su constitución.

La madre sostiene temblorosa y gentilmente a su hijo en sus brazos, presionando el cuerpo desnudo más cerca de sí misma, como si tratara de protegerlo de todos los problemas que la vida nos trae. En la imagen, se representa a una mujer parada en el cielo, porque fue ella quien dio a luz al Salvador, ella llevó la Bendición a las tierras de los pecadores.

A primera vista, la imagen es simple y comprensible, pero Raphael siempre invirtió más en el significado de la imagen de lo que podía darse cuenta de lo simple, no iniciado en los secretos de las maravillas de la pintura. Los espectadores pueden quedarse mucho tiempo frente a esta imagen, admirando el bello rostro de la madre y todavía bastante infantil, pero ya borrosa por la mente, el rostro del niño.

Su integridad parece decirnos que su misión en la tierra recién comienza y que los destinos preparados por el destino solo enfatizarán la importancia de sus acciones. Este es un niño Divino, presentado al mundo, o quizás sacrificado, para mostrar que todo nace de la misma manera, que las personas son hijos del Señor, pero solo persiguiendo objetivos justos, puedes encontrar tu lugar entre las nubes blancas.

La Madonna Sixtina es una obra maestra, porque combina fenómenos incongruentes, como un cuerpo humano mortal y lo sagrado del espíritu, como inherente a la gente común, el nacimiento de niños y la expiación de los pecados al matar.

Todo está mezclado, todo está discutiendo entre sí, pero al mismo tiempo, se complementa entre sí. Sin un cuerpo, sería imposible representar a una mujer que presentó al mundo con un niño Divino, sin un espíritu no hay vida en el cuerpo, sin la apariencia natural de un niño, ¿cómo entenderían las personas que también pueden nacer por el camino correcto, sin convertirse en expiación para que el pecado se vuelva sin pecado?

Tantas emociones caben en un lienzo, tantas mentes y pensamientos humanos cayeron sobre el lecho del conocimiento de la verdad, pero solo el propio autor puede decir con confianza y sin ficción exactamente lo que tenía en mente, combinando cosas incompatibles.





Descripciones de violín


Ver el vídeo: FOTOS PROHIBIDAS EN LA CAPILLA SIXTINA: MI VIAJE A ROMA (Julio 2021).